Make your own free website on Tripod.com

Rescatado para... ¿Vida o Muerte?

En un pueblo del Oeste Norteamericano, había un muchacho que trabajaba como cargador de equipajes, en carruajes de caballos. Un día cuando se dedicaba a acomodar una maleta sobre el techo del carruaje, golpeó un paquete pequeño y lo tumbó, cayendo sobre los caballos asustándolos.

Los Caballos arrancaron velozmente, con rumbo a la sabana. El muchacho se cae, quedando enredado por unas cuerdas, siendo arrastrado por el carruaje.

Esta era la muerte segura, para este jovencito, porque iba a ser despedazado en el camino y por la velocidad de los caballos. Pero rápidamente en la esquina, ya para la salida del pueblo, un elegante caballero, viendo lo sucedido se despojó de su capa y se lanzó sobre los caballos, logrando detener los caballos, y salvarle así la vida. El muchacho, expresó muchas palabras de gratitud le dijo: que jamás se olvidaría de este gran favor.

Al transcurrir el tiempo este muchacho se dedicó, a hacer lo malo, cometiendo delitos y crímenes, hasta tal punto de ser encarcelado. Estaba en la cárcel esperando sentencia, por diversos delitos.

Llegó el día del juicio, y... ¡que gran sorpresa y alegría al ver al juez! y no podía olvidar aquel rostro de quién años atrás le había salvado, arriesgando su propia vida.

El joven llegó a pensar. “Este Juez es muy bueno, seguro que me regaña y me dejar ir”. El juez al seguir el interrogatorio, se dio cuenta que era realmente culpable de delitos graves, le condenó a la pena de muerte, en la horca.

¡Que gran desilusión!, el joven le gritaba: “usted me salvó la vida; ¿cómo es posible que usted mismo ahora me condene? El juez respondió: “¡Aquel día era yo tu salvador, pero ahora soy tu juez!” Un juez justo tiene la obligación de aplicar la ley.

No permitas, que esta historia se repita con tu vida.

Muchas personas creen que Dios pasará por alto lo malo en sus vidas, por ser un Dios de amor. Este pensamiento es sumamente peligroso, pues deja a un lado justicia y la santidad de Dios. La Biblia, la palabra de Dios, dice: “Porque está establecido a los hombres que mueran una sola vez y después de esto el Juicio” (Hebreos .9:27)

“Porque es necesario, que todos compadezcamos; ante el tribunal de Cristo; para que cada uno reciba, según lo que haya hecho mientras estuvo en la tierra sea bueno o sea malo (2 Corintios 5:10)

Jesucristo ahora es el salvador de todos los que lo aceptan como su Salvador personal, él padeció una sola vez por los pecadores, el justo por los injustos, pera llevarnos a Dios y para extendernos su mano salvadora a nosotros.

Si alguien no quiere ahora recibir a Cristo, entonces un día muy pronto tendrá que comparecer delante de él, Cristo ya no será su Salvador, sino que será su Juez.

Que excusas darás ante Dios, ¿le dirás que no te condene porque él te hizo?, él ha establecido un día, en el cual juzgará al mundo con justicia. Ya no servirá de nada referir el amor de DIOS.

Mientras estés vivo, todavía hay gracia en la cruz del calvario. Ahora puedes aceptar la invitación de Jesucristo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. (Mateo 11:28)

En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. He aquí ahora el tiempo aceptable, he aquí ahora el día de salvación...

Recuerda Hoy Jesucristo es Tu Salvador; Mañana será Tu Juez. Amén.